Editorial: NO al ‘embarazo forzado’

first_img“El derecho a controlar lo que le sucede a su propio cuerpo y a tomar decisiones médicas por sí mismo” es uno de los derechos universales de la humanidad, establecido en 1948 por las Naciones Unidas.Pero a partir del 11 de julio, a 4 millones de mujeres pobres de Estados Unidos y personas no binarias, predominantemente de color, se les está negando ese derecho humano. De acuerdo con una decisión del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, las reglas revisadas de Trump-Pence para el Título X pueden entrar en vigencia en 49 estados (excepto Maryland) hasta que los casos en contra de las reglas se resuelvan en varios estados.Este es el primer intento de convertir el programa de atención médica del Título X, diseñado en 1970 para promover la igualdad de género y de clase para los pacientes de Medicaid, totalmente en lo opuesto.El primer cambio al Título X fue en 1976, cuando la Enmienda Hyde imponía una enorme carga a los pacientes del Título X al prohibir el pago federal de abortos para cualquier persona, excepto las sobrevivientes de violación e incesto, o las mujeres cuya salud estaba en peligro por el embarazo. Actualmente, 17 estados eligen cubrir los abortos del Título X con fondos estatales.Ahora, esta nueva regla de mordaza doméstica promueve un programa de atención de salud anti-integral basado en la teología que prohíbe que todas las clínicas de atención médica financiadas por el Título X discutan las opciones de aborto. Y aquellos que brindan servicios de aborto deben establecer instalaciones separadas prohibitivamente costosas con diferentes procedimientos contables.Además, por primera vez, esta revisión abre el financiamiento a los “centros de crisis para el embarazo” y las organizaciones religiosas para que puedan promover  más fácilmente sus programas de lucha fanática contra el aborto, la “planificación natural de la familia”, el anti-feminista, el anti -LGBTQ2S +La política de raza Negra conocida a nivel nacional, Stacey Abrams, acuñó el término “embarazo forzado” para describir la ley contra el aborto recientemente aprobada en Georgia. Se aplica correctamente al ataque de Trump-Pence en los destinatarios del Título X.Este movimiento profundamente reaccionario del estado patriarcal, anti-clase obrera, con su agenda de derechas, supremacía blanca, anti-mujer y anti-género que no cumple con la agenda, está estableciendo reglas que niegan los derechos, en lugar de afirmarlos o ampliarlos.Este ataque flagrante ha generado la oposición de muchas ramas de las comunidades médicas, legales, civiles y de derechos humanos y en todos los niveles de gobierno.El estado de Washington se encuentra entre los que se retiran del Título X. Utilizará “solo fondos estatales para su programa de planificación familiar para minimizar cualquier duda sobre si los médicos podrían hacer referencias de aborto”. (Política, 11 de julio)La Dra. Leana Wen, presidenta de Planned Parenthood, el objetivo principal de la regla revisada, señaló que la organización no solicitará financiamiento del Título X. Ha reservado fondos para cubrir esa contingencia.En una declaración, Wen dijo: “Esta es una noticia devastadora para los millones de personas que confían en el Título X … para la atención primaria crítica y preventiva. Continuaremos luchando para bloquear esta peligrosa regla que le permite al gobierno censurar a nuestros médicos y enfermeras por hacer su trabajo”.Entre muchas clínicas y grupos de atención médica que ahora rechazan los fondos del Título X está la Community Healthcare Network, que recibió $700,000 en 2018. El CEO Robert Hayes dijo al sitio web Jezebel: “No cometeremos negligencia médica aquí. No vamos a mentirles a los pacientes”. (11 de julio)Este es un punto de inflexión en la sociedad estadounidense, para individuos y organizaciones. Es un momento de “de que lado estas?” en esta campaña criminal, lleno de odio, anti humano de Trump-Pence, en la frontera y en el dormitorio.Solo hay un lado en esta guerra de la clase dominante. ¿Está usted por los derechos humanos completos para todas las mujeres y las personas con no conformidad de genero? Si es así, ¿unirás tus brazos en las barricadas para luchar como nunca lo hemos hecho antes?Eso es necesario para acabar con este sistema capitalista que se basa en el genocidio, la violencia racial y el robo de salarios profundos, la misoginia sistémica y la opresión de clase.Es hora de reconocer la interseccionalidad de las opresiones y mostrar solidaridad en la lucha unida por un mundo donde se promuevan y honren los derechos humanos de todas las personas.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *